Amigos de la informática, ¿cómo están...?

Como todos imaginan, soy un fervoroso defensor de la innovación tecnológica. La idea de que, a partir de esta concepción, surgiesen nuevos emprendimientos que se trocasen en negocios de tipo tecnológico, me acompaña desde 1985, cuando  estuve primeramente a cargo de la materia Seminario de Sistemas y diez años más tarde, de la asignatura Proyecto Final, en la carrera Ingeniería en Sistemas de Información, de la querida UTN Facultad Buenos Aires, entidad en donde me gradué hace ya casi medio siglo.

La idea de que un graduado tecnológico, entonces, fuese un emprendedor e innovador, debe ser tomada como un objetivo claro y concreto de todas las carreras que se dedican a generar jóvenes profesionales que se involucren con las posibilidades de los sistemas de información y la informática.

Ya retirado de la docencia pero siendo un curioso observador de la realidad, me encontré hace poco conversando de este tema con Gabriela Salem, Magister e Ingeniera en Informática, quien además de acompañar mi vida desde aquellos años lejanos, ha quedado a cargo de mis cátedras en la UTN y que, con algunos de sus recientes dichos, me ha hecho reflexionar. 

Vean aquí algunos de sus interesantes aportes a nuestras carreras informáticas: "Las carreras informáticas tal como están, mueren irremediablemente”.

“El sesgo que le estamos dando a las temáticas de innovación hace que muchos de nuestros alumnos, próximos a recibirse, tengan por objetivo convertirse en emprendedores tecnológicos, pero no cuentan (y nosotros en nuestras asignaturas no se las damos) con las herramientas como para serlo…”

Claro, es interesante esta afirmación, como cuando ella complementa “…en los cursos de la materia Proyecto Final, los ingenieros próximos a recibirse sólo pueden generar proyectos, o bien administrativos, o bien aquéllos cuyas actividades surgen de la propia labor en una empresa que haya realizado mientras cursaban, pero nunca de un tema de aplicación a otras áreas, como podrían ser informática médica, informática agropecuaria o bioinformática…” Inferí que tenía razón.

Y a esto se le suma lo que en estos días hablaba con la titular de esa misma cátedra, mi querida amiga Inés Casanovas, quien desde alumna me acompañó en ella y que, tras recibirse de Ingeniera, luego de alcanzar en el país los títulos de Magister en Informática y en Docencia Universitaria, terminó de obtener hace un par de años, en la Jönkoping University, Suecia, el honroso título de Doctora en Informática. Venía Inés de dictar su curso en ese doctorado y hablando de este tema, me sorprendió con este aserto:

“En Suecia la informática dejó de ser una especialidad, para transformarse en una ciencia básica…”  y añade  “…allá se la trata como una disciplina propia, un saber independiente y común a todas las restantes disciplinas, en tanto que aquí todavía discutimos si la informática es una licenciatura o una ingeniería…”

Vean cómo de dos charlas independientes con dos personas que piensan en el futuro, nos encontramos con una rápida conclusión: mientras que en la Argentina los informáticos estamos aún tratando de encontrar nuestra identidad, en otros países (Inés explica que este pensamiento no es solamente sueco, sino también al menos de todos los países nórdicos), la informática se ha transversalizado de tal manera, que se la considera una herramienta básica como la física, la química o la misma matemática. Por ello, señala Inés, la importancia de llevar a la informática a niveles educativos inferiores.

Es cierto que la construcción informática es ingenieril, pero ello no va en contra de la idea de formar parte de todas las disciplinas, y menos que ello se aprenda en esos niveles educativos de menor nivel que el universitario.
Por ello, adscribo a la idea de Gabriela de pensar en cómo aportar a las otras ciencias desde el “know how” informático, hoy a través de especializaciones y maestrías que lleven a conocimientos específicos en cada área del saber y, en el futuro, con orientaciones dentro de las carreras informáticas, al tiempo que también apoyo decididamente la idea de Inés, de llevar la informática al nivel secundario, primario o inclusive, al inicial. Sería una buena manera, en mi criterio, de alcanzar a aquellos países que, en este nuevo siglo, tienen más claro que nosotros, el aporte de la tecnología, al resto de las actividades humanas.

Los saludo, siempre cordialmente.

Carlos Tomassino

Fundesco Radio

Escuchala en....

Tu información, tu compañía...

Compartí este artículo

MOD_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITMOD_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITMOD_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITMOD_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITMOD_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITMOD_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITMOD_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMITMOD_ITPSOCIALBUTTONS_SUBMIT
Scroll to top